03 marzo 2010


PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID ...

Había una canción que hablaba de un lugar donde se cruzan los caminos y los destinos, de los niños que andaban con prisa y de las princesas que querían ser aventureras.
De un lugar sin mar ni estrellas.

Hace unos días viajé a ese lugar, y crucé mi camino con muchas personas; no vi el mar, ni pude ver el sol ni las estrellas, pero encontré calor.

A todos quienes habéis compartido estos últimos días con mi filosofía, con mis historias, con mis enseñanzas y sobre todo con mi afonía ... mi mas sincera gratitud.

Ha sido un privilegio haber estado con todos vosotros ... en Madrid.


6 comentarios:

efenavarro dijo...

Pues me doy por aludido, porque las sensaciones son similares.

Gracias a tí, por tus fotos y por tu saber hacer.

Ana dijo...

Yo tengo que darte las gracias por haberme descubierto un mundo que no me resultaba interesante, me negaba a dar el paso, pero era porque no lo entendía, hasta que he dado con tu taller. Lo primero que he hecho al llegar a mi casa, ha sido intentar hacer lo que has compartido con nosotros estos días, y he de decirte que a pesar de no haber podido estar al 100%, lo he disfrutado, ahora sólo me queda esperar tu libro, y decirte que mil gracias por tu pasión ... pues me ha congratulado con lo digital.
Ana Orbaneja

Juanjo Fernández dijo...

Gracias a ti Gabriel. He aprendido en 16 horas a hacer bien lo que llevo diez años haciendo como puedo (espero ahora acomodarlo de verdad a mi rutina de trabajo) Pero por encima de todo quiero agradecerte tu generosidad como profesor y como persona al saber transmitirnos lo que verderamente ha de importar en esto de la fotografía y tantas veces olvidamos: la honestidad y la pasión en lo que hagamos.
Un abrazo.

Belén dijo...

Maravilloso Gabriel....Este segundo taller contigo ha sido muy importante para mí....Creo que por fin voy a poder aplicar todo lo aprendido en mi trabajo.
Eres excepcional como profesor y como fotógrafo, pero mas aun como persona...

Gelichu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Josep Fábrega Agea dijo...

Yo también fui alumno de Gabriel. Una buena experiencia de alguien que sabe ser riguroso y metódico con su trabajo.