17 junio 2011

DIECISÉIS DE JUNIO

16 de Junio de 2011. 11h 36 minutos.

Iba a tu encuentro, recuerdas?. Habíamos quedado para comer.

¡Con la ilusión que te hacía que tu hijo Alejandro estuviera con nosotros! … Como uno más.

Hoy acaba la selectividad, me dijiste el día anterior … si todo sale bien me lo llevo a África.

Vamos los tres, te dije.

Venga! Me contestaste. Mañana lo hablamos …

Ya no Jesús … ya no lo hablaremos … solo podré soñarlo.

Solo podré soñar con esa África que me enseñaste a amar … la que tantas veces imaginamos, la que tantas veces miramos, la que tantas veces compartimos, la que tanto nos dio y a la que tanto diste.

Una vez me dijiste, en Míjas me llaman el “Africano” … ¿Cómo no iba a ser así? Si llevabas esa tierra en tu corazón. Ya no podremos hablar de tantas cosas …

¡Te debo tanto Jesús! … A veces pienso que te debo lo que soy.

Porque si no hubiera visto aquella foto del pié Masai, si no hubieras aparecido en aquel taller de Fuengirola con aquella diapositiva de la jirafa, si no hubieras escrito aquella frase … “Gabriel, espero que la fotografía sea la excusa perfecta para una gran amistad” … y tanto que lo fue!.

Por eso hoy te lloro Jesús, porque el camino todavía no está terminado, porque queda tanto por hacer … A cuantos niños les faltará un balón, cuantos medicamentos nos faltan por entregar, a cuanta gente hay que ayudar todavía … y yo solo no podré … me faltará tu fuerza … me faltará tu empuje … me faltará tu corazón … me faltas tú. No puedo seguir solo …

He mirado al mundo … todos lloran al fotógrafo, al mago de la luz, al que te ponía la piel de gallina con sus imágenes, al hombre que creaba con la simplicidad de la nada … yo lloro al amigo. El fotógrafo quedará, de esto ya nos encargaremos los que te admirábamos, pero el amigo se va.

Hoy no estaré en tu último adiós. “El trabajo es lo primero”, me decías siempre … pues eso … hoy toca tragar saliva y hablar en Sevilla del libro que me ayudaste a escribir. Hoy, una vez mas, hablaré de ti en la presentación, y hoy, como siempre, una vez mas contaré la anécdota de la llave … porque ese libro también es tuyo, ya que muchos fueron los esfuerzos compartidos.

Contigo se ha ido una parte de mi. Será difícil mirar a África sin pensar que ya no estás a mi lado, será difícil componer una escena sin poder preguntarte: Jesús, ¿Cómo ves la luz?. ¿Quién resolverá mis dudas en Photoshop?. ¿Con quién compartiré mis experiencias?. ¿Quién me hablará del mundo como lo hacías tu?.

¿Recuerdas el año pasado en El Torcal? … Tantas ilusiones, tantos proyectos … y todo sin terminar. La vida no ha sido justa … a lo mejor es que Dios necesitaba una foto … y por eso te ha llamado a ti … al mejor … al más sensible … al mas humano … al maestro.

Ayer, abrazado a Alejandro, le hice una promesa … lo llevaré a África … le enseñaré nuestra tierra, pisaremos por donde su padre pisó … te honraremos Jesús … te recordaremos.

Solo espero que la vida me de tiempo para hacerlo … tu no te preocupes … yo me encargo de todo … yo pongo el amor … tu solo ilumíname desde el cielo.

Te quiero Jesús.

9 comentarios:

Pablo Roces Albalá dijo...

Te acompaño en el sentimiento. Cumplirás tu promesa y encontrarás placer en el dolor que te preduce ese amor. saludos

Josep Fábrega Agea dijo...

Jo també he perdut un amic avui mateix.
T'entenc perfectament.
Ànims.

ANRAFERA dijo...

Emotiva entrada. Siento lo de tu amigo...animo y espero puedas cumplir tu promesa!
La foto me encanta, detallista, reflexiva y buen tratamiento B/N.
Si lo deseas puedes pasar por mi blog "Diseño Gráfico con Photoshop". Espero te guste y resulte útil.
Saludos.
Ramón
www.ramonferrera.blogspot.com

alberto cabero fotografia dijo...

un fuerte abrazo y mucho animo Gabriel!!

alex_jaime_10 dijo...

Gabriel, Leí tu entrada hace ya unas horas, me sequé las lágrimas, respiré hondo, y llamé a mi madre para que también la leyera, pero yo no tuve fuerzas para leerla de nuevo.

Sabes perfectamente que no existen palabras para agradecerte todo esto, al igual que no existen palabras que nos consuelen ni a nosotros, ni a ti, ya que este enorme sentimiento que sentimos hacia Él solo puede materializarse con un fuerte abrazo, una larga y tendida conversación y alguna que otra lágrima.

Recuerdo perfectamente tu promesa, me emocioné tanto que no puede ni sacar una sola palabra, pero sabes perfectamente que significa mucho para mí, por eso espero con ansia ese viaje, y espero que no sea sólo uno, sino que los tres juntos,Tú, mi padre y Yo, hagamos todos los viajes que el destino nos depare y que mi madre, Tú, mis hermanas y yo aprovechemos todas las ocasiones posibles para sentarnos y disfrutar recordando anécdotas de mi padre, las que has vivido tú junto a él, y las que hemos vivido nosotros, que no son pocas, ni muchas, son las que son.

Lo único que me queda por añadir es que gracias a todos los que nos apoyan.

Tu amigo, Alejandro Jaime

Luis Calle dijo...

Ja mai podré obrir les pàgines del llibre "Llums d'Àfrica" ​​sense deixar de pensar tot el que Jesús va influir en ell. Ens va deixar un dels millors!

ojo impaciente dijo...

Hola, yo también lloro y no me lo creo todavía. Hablé con Charo hace unos días y me dijo que su Alejandro quiere seguir con la galería. Qué gran noticia. Debéis ser fuertes y estar bien orgullosos de haber estado tan cerca de este genial fotógrafo e inmensa persona. Yo, en la distancia, de vez en cuando, tuve la enorme suerte de compartir con él. Ojalá lo hubiera hecho con mayor frecuencia.

Si dios existe, que lo dudo, debe ser muy cabrón por habérselo llevado.

Un abrazo a todos.

Manuel Navarro Forcada.

Sary dijo...

Es imposible arrancar este desconsuelo, este dolor que, como un tatuaje mal hecho, se expande por la piel sin que nada pueda borrarlo.
Soy la sobrina de Jesús y prima de Alejandro, Alba y Laura. Prácticamente vivía con ellos en los meses de verano, eran, y siguen siendo, mis segundos padres y hermanos.
A mi tío nunca le faltará el reconocimiento de su vida y su trabajo, su arte y su pasión, gracias a los que, destrozados, hemos quedado atrás.
Gracias por tu promesa con Alejandro, llévale contigo, la pasión y la luz de mi tío laten en él, tiene mucho que ofrecer.

Un abrazo.
Saray.

Gabriel Brau Gelabert dijo...

Hola Saray... que pena no haberte conocido, porque con tus palabras destilas humanidad por los cuatro costados.
El pasado día 16 estaba en Granada, curiosa coincidencia, dando un taller de fotografía, y al final de la jornada les hablé a los alumnos de tu tío, de su obra, de lo que nos dejó... fue mi manera de conmemorar el triste aniversario.
Hablo a menudo con Alejandro, el sabe que tiene en mi a un amigo que le dará todo lo que necesite, fotográfica y humanamente. Puede que este verano se venga unos días a Barcelona, a mi casa, como hacía Jesús y que en cuanto podamos, en cuanto haya dinero, en cuanto la situación lo permita... nos vamos a Africa.
Quiero de una manera muy especial a Alejandro y él lo sabe. Como bien dices, tiene una luz especial.
Gracias por tus palabras. Espero conocerte algún día y darte un fuerte abrazo.